Otras competiciones:

VALORES EDUCATIVOS DEL DEPORTE EN MENORES

LA COMPETICIÓN UNA HERRAMIENTA ÚTIL

El deporte es una de las herramientas más fuertes para garantizar una evolución física, mental y psicológica de los más pequeños (y de los que no lo son tanto).

Y uno de los mayores dilemas en el deporte infantil es el carácter competitivo que puede ser malinterpretado si no se interpreta desde una perspectiva adecuada y se orienta de manera saludable.

Será nuestra responsabilidad el facilitar el acceso al deporte desde edades tempranas y que el trabajo de su desarrollo y crecimiento se vea acompañado de la enseñanza de unos valores que favorezcan la evolución psicofísica de los deportistas.

Algunos los beneficios a destacar de la actividad física en menores son:

1. ADHERENCIA. Incluir la actividad deportiva en el día a día de los más jóvenes, hace lo mecanicen como una labor más en sus rutinas diarias (las tareas escolares, entrenar, ordenar su habitación, etc.), creando el hábito de práctica deportiva.

2. PERSISTENCIA. Para conseguir objetivos, los niños necesitan un aprendizaje y sacrificio diario que les ayude a entender que no todo es inmediato ni fácil de conseguir (si quiero aprobar y sacar buenas notas debo estudiar y esforzarme, si quiero conseguir mejorar como atleta he de seguir el plan de entrenamiento con asiduidad).

3. SOCIALIZACIÓN. La práctica de actividades lúdicas y deportivas en grupo sirve para compartir triunfos y derrotas entre compañeros, creando lazos de unión, que permiten el nacimiento de nuevas y duraderas amistades (conoceremos nuevos compañeros dentro de un entorno positivo, agradable y saludable).

4. AUTOCONOCIMIENTO y gestión de emociones. Tan importante es compartir y conocer a los demás como a mí mismo. El experimentar los nervios de una competición así como las sensaciones y sentimientos que se viven antes, durante y después de una competición, se puede extrapolar a cuando hay que enfrentarse a un examen o cualquier situación estresante del día a día.

Competición y adquisición de valores: la práctica deportiva y la competición son instrumentos especialmente útiles para la adquisición de valores, entre los que destacamos:

·  INTEGRACIÓN y COOPERACIÓN: todos los menores, independientemente de su composición corporal y capacidades físicas, tienen habilidades para competir en cualquiera de las disciplinas que nos ofrece el atletismo, o en cualquier otra modalidad deportiva, solo hay que encontrarlas. Puede pasar desapercibido, pero la coeducación, lo que aprenden los menores entre ellos y las experiencias que pueden compartir, puede llegar a ser más significativo que lo que cualquier entrenador pueda enseñarles.

·  Favorecer la CONVIVENCIA: el poder encontrar en nuestros rivales competitivos a compañeros con los que practicar la actividad que me gusta y disfrutar juntos, se transformará en un aliciente para la adherencia deportiva, además de poder mejorar las habilidades sociales.

·  SOLIDARIDAD: En la competición, donde concurren los momentos más exigentes y de más tensión, cualquiera puede tener un fallo, una caída… y hacer gala de la deportividad ayudando a cualquiera de mis competidores es una muestra más de solidaridad con nuestros iguales. La ayuda desinteresada en el deporte favorece el compañerismo y refuerza estos valores para poder transferirlos a la vida cotidiana.

En nuestro caso particular, como club de atletismo, la experiencia respalda todo lo mencionado anteriormente, ya que aun siendo un deporte individual, los entrenamientos en grupo y compartir con los compañeros las exigencias de la competición, siempre serán más beneficiosos.

Podemos afirmar que el deporte en general y la práctica del atletismo en particular, se considera una vía idónea para que los niños y niñas se inicien en la actividad física, favoreciendo su desarrollo psicofísico, ya sea mediante los entrenamientos o la asistencia a competiciones.

La práctica deportiva supone un aprendizaje encubierto de estos y muchos otros valores y enseñanzas, cuyo principal objetivo es ayudarnos a ser buenos deportistas y mejores personas.

JOSE ANTONIO ALCARAZ y ALFONSO HURTADO: Entrenadores de Grupo Alcaraz